Reseña: GUÍA DEL CLUB DE LECTURA PARA MATAR VAMPIROS DE GRADY HENDRYX

Título: Guía del club de lectura para matar vampiros | Autor: Grady Hendrix | Editorial: Minotauro | Traducción: Paz Pruneda | Precio: 18'95€

Hace dos semanas que terminé esta historia, y tenía muchas ganas de hablaros de ella. Guía del club de lectura para matar vampiros que, además de tener un título extremadamente largo, ha sido una de mis mejores lecturas del año. Si no le doy cinco estrellas es por un par de cosillas que me han hecho gruñir mientras lo leía, además de una traducción que aunque empieza bastante bien hacia el final del libro se nota que no ha sido correctamente revisada, y la verdad es que este es un tema que me tiene frita especialmente con algunas editoriales específicas, pero eso es otro tema que no procede aquí. Simplemente no entiendo como un libro publicado por un grupo editorial tan grande, que se vende a casi veinte euros, es publicado con unos errores que te sacan de la lectura constantemente. Pero como digo: eso es otro tema.

La historia transcurre a finales de los 80 y principios de los 90 en un barrio residencial de un estado al sur de los Estados Unidos. La protagonista, Patricia, lleva una vida de ama de casa a tiempo completo de lo más extenuante: con dos hijos pequeños y un marido psiquiatra, tiene que encargarse de absolutamente todo... y entonces decide apuntarse a la Liga Literaria de Mount Pleasant para poder leer y de paso, conocer a otras mujeres con sus mismos intereses. Una pena que dicho club no sea lo que ella esperaba y acabe desencantada, además de no tener tiempo (ni ganas) para leer los libros que se proponen. Pero entonces, un grupo de mujeres con el mismo problema que ella, tiene una propuesta: un club de lectura, pero un club de lectura diferente, con libros que se alejan de lo que las otras mujeres proponían. Ellas leerán novelas de terror, libros sobre crímenes reales y biografías de asesinos en serie. Y básicamente es así como estas cuatro mujeres (Patricia, Kitty, Grace y Slick) acaban forjando una auténtica amistad, sabiendo que pueden confíar las unas en las otras para hablar de sus problemas y preocupaciones. Pero entonces... llega James Harris. Y es él el que convierte la en teoría pacífica vida de Patricia en una pesadilla.

Estoy teniendo suerte con mis lecturas últimamente, y esta no ha sido una excepción. Guía del club de lectura para matar vampiros ha sido una historia que ofrece mucho más de lo que puede parecer. Hendrix coge la figura del vampiro y la retuerce a su antojo para poder contar una historia que va más allá de monstruos chupasangre. Porque lo terrorífico aquí no está en la parte sobrenatural, si no precisamente, en todo lo demás. A través de una historia de vampiros, se nos muestran los problemas a los que las mujeres tienen que enfrentarse en muchas ocasiones de mano de sus propios maridos: el menosprecio a lo que te dice tu mujer en favor de lo que te dice el vecino simpático que te ha dorado la píldora, esa asociación masculina, ese... si mi amigo me dice lo mismo que tú, tomaré la idea como suya y no como tuya. No se si se entiende por dónde voy. La crítica no tan sutil que se hace de estas dinámicas además del racismo y si, también la psiquiatrización de las mujeres que resultan inconvenientes (ah, si creéis que la histeria femenina está superada...) son cuestiones que se reflejan aquí a la perfección.
 
La narración de la historia es muy buena. Hendrix sabe cómo meter escenas repugnantes sin ser excesivamente gráfico, algo que siempre considero difícil. No es la primera vez que digo que la novela de terror me parece de las más complicadas de escribir, porque transmitir ese tipo de sensaciones no es tan sencillo como con los recursos audiovisuales del cine, por ejemplo, y aquí se consigue crear un ambiente e incluso unos sobresaltos que no te esperas. Creo que el único pero que le pondría a la historia es la utilización de la violencia sexual para generar terror en el lector cuando realmente creo que ni la historia lo requiere ni Hendrix necesita utilizar dicho recurso: su narración y sus descripciones ya crean ese ambiente por si solo y recurrir a algo así es innecesario. Que oye, en su derecho está de introducirlo si quiere porque entiendo por dónde va con ello, pero a mi personalmente, me parece que no aporta nada a la historia y que podría haber recurrido a otras cosas para exactamente lo mismo.
 
Guía del club de lectura para matar vampiros es, a grandes rasgos, una mezcla perfecta entre Mujeres Desesperadas y Buffy Cazavampiros (tiene mucho más de la primera que de la segunda, pero ahí está, y no tanto por la parte de los vampiros si no por la utilización del vampiro para contar ciertas cosas), y aunque tiene unos toques de humor ácido, no es para nada una lectura mamarracha (no sabéis la tirria que le he cogido a esa palabra y su utilización para definir algunas novelas). Esta historia se toma muy en serio a sí misma, porque lo que hay dentro desde luego, es para tener mucho miedo. 
 
Lo que más me jode es algo que no es culpa en absoluto del autor, si no de la editorial, y es que la corrección de estilo y ortotipográfica es tan floja que te saca cada dos por tres de la lectura. Dos tercios de la novela casi perfectos para llegar al final y que de pronto, parezca una traducción literal del texto original, con repeticiones constantes de sujeto y otras cosas que sonaban de lo más artificiales, además de las ya conocidísimas erratas que son un clásico entre ciertas editoriales. 

Por lo demás, no puedo dejar de recomendar Guía del club de lectura para matar vampiros a todo aquel que sienta afinidad con este tipo de historias y que sienta de entrada cierta curiosidad al leer la sinopsis porque no creo que decepcione. Si os molan los elementos que he comentado en la reseña, dadle una oportunidad, porque puede que este libro sea para vosotros. Si no, pues dejadlo pasar, que tampoco pasa nada, hay muchos libros publicados como para leer uno que no nos interesa demasiado.


¿Qué opinas?